Una demostración en profundidad del T2-C